Skip Navigation LinksInicio > Cómo ser urólogo > Cómo ser urólogo
   
 
   Cómo ser urólogo
   
 

Para adquirir la formación como urólogo en España es necesario completar un periodo de formación oficial en los centros acreditados para la docencia de esta especialidad, lo cual se conoce como periodo “de residencia". Existe un programa formativo oficial (programa MIR) al que pueden acogerse los licenciados en medicina que desean formarse como especialistas.

Ver a Normativa Reguladora de Formación Sanitaria Especializada

Examen MIR
No es posible obtener en España formación oficial como especialista en urología por otra vía que no sea esta. Para acceder a dicho programa es necesario superar la llamada Prueba de Formación Sanitaria Especializada, llamada "examen MIR", que convoca el Ministerio de Sanidad con carácter anual, prueba común para todos los aspirantes con independencia de la especialidad que deseen desarrollar. Se trata de un examen tipo test que incluye todo el contenido de la formación de grado (licenciatura) de medicina. Según el nivel alcanzado en dicho examen, combinando la puntuación obtenida con la correspondiente al expediente académico (según los varemos oficiales), se obtiene una puntuación final que permite aspirar a una plaza docente para formarse como especialista. A la prueba pueden presentarse ciudadanos españoles y extranjeros.

Programa de acceso a las plazas de formación

Elección de plaza
La puntuación obtenida sitúa al aspirante en un lugar determinado del ranking, que le da derecho a elegir la plaza de especialista libremente entre las que tenga disponibles. Todas las plazas de todas las especialidades están disponibles para el primero del ranking. Elije en primer lugar el sujeto que haya obtenido mayor puntuación y así sucesivamente hasta que se completa la elección de todas las plazas. Se trata de un proceso oficial independiente en el que ni los hospitales ni los servicios clínicos intervienen directamente. La posibilidad de obtener una plaza como residente en Urología está en función de la puntuación obtenida (cuanto más alta mejor) y las plazas disponibles (casi todos los grandes hospitales españoles ofrecen plazas para formar residentes en Urología).

Requisitos Generales de Participación

Formación MIR
Una vez adjudicada la plaza de Urología a un candidato, éste se incorpora con categoría de residente (médico interno residente, MIR) al hospital concreto que haya elegido, integrándose de forma laboral al mismo. Cada centro tiene su programa de formación aunque existe un marco general de referencia reflejado en el documento Guía de Formación de Especialistas en Urología. El periodo de formación como residente en Urología tiene una duración de 5 años, en los que se van adquiriendo de forma progresiva los conocimientos y habilidades necesarias para ejercer la profesión. El proceso formativo de cada residente es adjudicado a la figura del tutor de residentes y tiene como garantías las pruebas de evaluación periódica y final que cada residente debe superar.

Durante la residencia se van adquiriendo los conocimientos propios de la especialidad. Con independencia de las particularidades del programa docente de cada centro, el primer año se dedica a la cirugía general, con extensiones a otras especialidades quirúrgicas como la cirugía vascular o la formación en nefrología, radiología o cuidados intensivos. A partir del segundo año el residente va rotando por las diferentes unidades del servicio de Urología y se va integrando en el mismo. La remuneración que recibe está en función del nivel laboral asignado (sueldo base) y los extras derivados del número de guardias realizadas.

Formación MIR en Urología
La formación en Urología incluye las diferentes áreas de conocimiento de la especialidad. La Urología es una especialidad médico-quirúrgica. Algunos de los trastornos urológicos (infección de orina, incontinencia, disfunción eréctil, litiasis) tienen tratamiento médico, pero la mayor parte de la enfermedades urológicas son susceptibles de tratamiento quirúrgico, por lo cual los residentes de Urología deben tener una clara vocación hacia la cirugía. Uno de los aspectos más relevantes de la cirugía urológica es la endoscopìa en la que se combinan tecnología y habilidad.

Al final del periodo formativo los responsables de la unidad clínica que han formado al residente emiten un informe final de aptitud y lo elevan a la instancia oficial correspondiente (Ministerio de Educación). Una vez superados los 5 años de formación y las evaluaciones preceptivas el residente obtiene el título oficial de especialista en Urología. Tras completar el proceso formativo queda rescindido el contrato que vincula al residente con el hospital y el nuevo especialista sale al mercado laboral.

El urólogo se encarga de atender a los pacientes con dolencias del aparato urinario (hombres y mujeres) y del aparato genital masculino.  La formación como especialista continua a lo largo de toda la vida activa del urólogo que debe adaptarse a los cambios y novedades propios de una especialidad amplia y altamente tecnificada como la Urología.

 

 

Todos los derechos reservados Asociación Española de Urología